domingo, 9 de noviembre de 2014

Radiografía de un souvenir parte II


Por 'razones de logística', volví a México hace un par de semanas. Pasar casi cinco meses en otro país, sin hablar una palabra del idioma, trabajando, estudiando, consiguiendo casa bla bla, es por demás estresante, pero evidentemente no me puedo quejar. Vivir en París para mi no era un sueño que tenía desde los 10 años, aunque cuando conocí la ciudad hace un par de años, la amé y para ejemplo este post. Que París es mejor que Madrid (donde también tuve oportunidad de vivir unos meses), sí que lo es, la cantidad de cosas que hay por hacer en la primera es abrumante y me sorprende lo mucho que cambia la ciudad de un barrio a otro.

En este post, les muestro algunas cosas que compré como recuerdos y tal vez no se aprecian bien al 100% porque estudié Comunicación, no Fotografía e lluminación, pero ese es otro cuento. Nunca hago compras compulsivas,  así que cada cosa tiene un significado especial. 

1. Libro 'How to be Parisian wherever you are' de Caroline De Maigret, Anne Berest y Audrey Diwan. No conocía a las autoras, no conocía nada del libro, pero justo el día que fui a conocer Le Bon Marché, me lo encontré, me gustó lo que decía la contraportada y casualmente las autoras estarían al día siguiente para firmarlo. ¿Por qué no está firmado el mío? Porque me quedé dormida para la Fashion's Night Out de París (día en que lo firmarían) y ya. Aquellas personas traumadas con el libro o las autoras, pueden juzgarme cuanto quieran. 

2. Infusor de té. Según yo amo el té, pero esta vez en Londres me di cuenta que no sé NADA. Este pequeño panda lo compré en una tienda llamada T2, donde me dijeron que podrían enviarme cualquiera de sus más de mil variedades de té (no miento) por 'sólo' 30 libras de cargo extra. AH OK. Como sea amo al panda y también había otros animales como leones y gatos. 

3.Tenis Adidas Stan Smith. Los compré por presión social y después de apostar con una amiga que si en una ida de metro veíamos a más de 5 personas usándolos, nos los compraríamos. Simplemente son una plaga en París y son extremadamente cómodos. Cometí el error de llevarlos al Corona Capital y quienes fueron este 2014 saben que fue una aventura, así que casi 'mato' a los tenis, pero nada que un poco de cloro no haya podido arreglar. 

4.The Messy Monster. No tengo idea de ilustración, pero el libro me conquistó con sólo verlo unos segundos, tiene juegos muy tiernos, donde el pequeño monstruo te dice cómo construir una cajita para depositar tus sueños. Mi parte sensible no pudo resistirse.

5. Yay Lunch, como vivía bajo la ilusión de que algún día llevaría lunch al trabajo, me compré este tupper en Urban Outfiters.

6.Rock en Seine. Fue un festival de música, el más grande de Francia supuestamente. Gran concierto, vi por enésima vez a Arctic Monkeys, descubrí a Hozier y fui a una gran, gran fiesta con Die Antwoord. La organización es algo impresionante, miles de baños, todo está cerca, está limpio -en la medida de lo posible-, hay mucha variedad de comida y venden champagne y sidra. 

7. Termo Walter White. De Urban Outfiters y en honor a que lloré demasiado con la serie y que me hizo admirar a sus escritores, productores y elenco de forma increíble. Soy freak fan de la TV. La pequeña muestra en WeWantTV.tumblr.com

8. Harry Potter y el cáliz de fuego (en francés), porque mi maestra de francés me dijo que escogiera mi libro favorito y que lo leyera en ese idioma, porque aunque no entendiera muchas palabras sabría de qué iba la situación. Leo a la velocidad de un niño francés de 5 años, peeeeero, 'ahí voy'.

9. Taza 9 3/4, porque 'FREAK de Harry Potter' y en Londres hay una tienda que hace homenaje al personaje en la estación King's Cross. Le hará compañía a mi infusor panda <3 .="" font="">

10. Libreta genérica con la Torre Eiffel. La compré en el Centre George Pompidou después de conocerlo por primera vez y ver animaciones muy cool que iban perfectamente sincronizadas con música, además de un proyecto donde escuchabas la misma canción en alemán como en 20 versiones diferentes: metal, jazz, folk... bla, bla, mi parte hippie del viaje.

11. Cargador portátil Pantone. Porque es el único que me gustó y soy la reina de traer el celular sin pila. 35 euros en una de las mejores tiendas del mundo, Fleux (un verdadero peligro para quien quiera decorar su casa... puede terminar en la quiebra).


Viendo una guía sobre París de la revista Travel + Leisure, me di cuenta que -sin saberlo-  fui a muchísimos de los lugares 'cool' que recomiendan. Tengo folletos, cuadernos, boletos y otras tonterías a conservar, pero escribiría un libro si cuento por qué me quedé con todo ello.  Con lo que acabo de escribir creo que no puedo acordarme de París sólo como el lugar donde la realidad de estar sola del otro lado del planeta me pegó durísimo, sino que hice tanto y pasaron cosas tan buenas que tal vez mi mente se agota de recordarlo.  

P.D. El proyecto por el que me fui ¡sigue! Así que pueden entrar diario a ver noticias de entretenimiento en Melty.mx, agradeceré mucho si lo leen :)

5 comentarios:

Pamella vieyra dijo...

<3

Marielisa Carbonell dijo...

Me encanta!! Te extraño, nos veremos pronto!

Suupergirl dijo...

Correr contigo por todo París y embriagarnos a una calle del Moulin Rouge será de esas experiencias que serán siempre parte de mí, gracias tonto.

Diego Aragón dijo...

Me encantassss, que buen gusto.

Gabriela Enríquez dijo...

Primer post que leo y quedé enamorada.
Me encantó ♥