sábado, 8 de septiembre de 2012

Fashion's Night Out México


Si no me equivoco esta es la 2da vez que se realiza este evento en México y tiene como finalidad "activar el mercado de la moda".

He tenido la oportunidad de vivir 3 FNO ( Dos aquí y una en Madrid), y puedo afirmar que es una kermesse para quienes nos gusta la moda, y no lo digo en el mal sentido de la palabra, porque de hecho, la FNO del jueves pasado, resultó ser una experiencia súper divertida.

En Madrid, no compré nada porque básicamente los descuentos eran pequeños, había demasiada gente, se me ocurrió ponerme tacones y a los 30 mins ya estaba muy cansada, pero eso no le quitó que fuera increíble ver -por primera vez- gente con sus mejores outfits tomándose un cocktail en cada tienda, paseando con sus globos a las 11 pm, tomando mojitos en un carrusel gigante en un Corte inglés, entre otras cosas.

El año pasado, en la 1ra FNO de México sentí que la gente no hizo mucho caso; no había tanta gente en las tiendas y -por lo menos en Antara- no todas las tiendas se unieron, y las activaciones no pasaban más allá de un DJ en tienda y un photobooth.

Este 2012, la experiencia cambió totalmente. Fui a Antara, porque, para quien no conozca la ciudad de México, es un lugar bastante caótico y aunque en Perisur ( al sur de la ciudad) habría muchas sorpresas, seguramente tardaría como 2 hrs en llegar ( no miento).

En fin, en Antara me encontré con muchísima gente, de todas las edades, súper contenta, no solo por tener descuentos y música en las tiendas, sino porque había un gran ambiente gracias a un globo gigante de L'Occitane, una mujer en una tina de zapatos de Brantano, modelos guapísimos de Hugo Boss caminando por los pasillos cargando globos negros y regalando sonrisas a las forever alone que nos encontrábamos en el lugar y hasta los teens tuvieron cabida porque les llevaron a Danna Paola para que les autografiara su lonchera en Juicy Couture.


A mi me compraron en Oysho, donde por adquirir una maleta pequeña y unas flats con un mínimo descuento ( 15%) , me dieron un algodón de azúcar de vainilla (¿Sabían que existe otro sabor y color que el rosa y azul para este dulce?) y muchos globos con frases motivacionales, con lo cual yo me sentía en "Princesilandia" y morí de amor por mis regalitos y mis compras:


@Diana2906, beauty editor de Seventeen,
esperando su algodón en Oysho


Salvador Eljure de Neon Delirum

Y ya en mi papel de "No importa, doy tarjetazo", fui a Brantano y compré unos loafers muy lindos y con eso, ya me sentía como la máxima fanática de la moda mexicana porque compré zapatos hechos aquí.

Mis amigas compraron cosas en Oysho, Adidas y Steve Madden; fuimos a Rapsodia y había demasiadas "celebrities" y cámaras y estorbos así que huímos. Entrar a Guess, fue una decepción, porque no había ni un DJ ja. En Casa Palacio, había un concierto donde fue agradable ver a una compañera de la universidad tocar con su banda llamada Ruido Rosa.

Al final creo que Vogue hizo un gran trabajo para coordinar todo lo que envuelve un evento así y logró su cometido: mostrarnos que la moda se trata de pasarla bien, que el comprar nos hace sentir increíblemente bien (¡Viva el consumismo!), que no hay nada mejor que pasar un rato con las amigas y todos vivimos en un mundo de arcoiris, colores, bla bla bla.


Los zapatos y la maletita que compré.


*Todas las fotos son de mi iPhone, por aquellos que sean medio especiales con la calidad ja.