jueves, 14 de febrero de 2013

Pequeñas obsesiones

Hace un par de semanas terminé  mi curso de Fashion Marketing. Lo impartió la diseñadora Lydia Lavín, a quien yo conocía por sus desfiles en Mercedes Benz Fashion Week México, pero no me imaginaba con lo que me iba a encontrar:  una mujer inspiradora en el sentido más literal de la palabra. Lydia "me abrió el mundo" y me hizo descubrir que las tendencias y la moda están más unidas a  nuestra mente que nada. Además de su marca, tiene  diversos proyectos con artesanos de todo el país  que tienen  como fin conservar sus trabajos textiles y apoyarlos para que puedan comerciar con ellos.

En fin, una de las cosas que aprendí en este curso  fue a ver qué tipo de consumidor soy. Para determinarlo además de lo visto en clase  tuve que hacer un estudio de mi clóset. Y además de determinar que soy una consumidora evolucionada ( considero muchos factores como calidad y precio antes de comprar) soy leal a ciertas marcas.

Todo esto salió porque:


 Compro muchas cremas y geles de baño.

Tengo una pequeña obsesión con las medias de colores (aunque sea verano, yo quiero traer medias).

Me gustan mucho las bolsas y maletas de colores.

Antes del "print+print" -yo en visionaria-, compré todos los estampados que pude.                Me encantan.

Y en  cuanto a otras marcas soy fiel a Cinépolis y a la leche Alpura (no me traten de engañar, sé cuando me dan una diferente, como diría  Karen Smith en Mean Girls "I have a  5th sense").

Cuando trabajas con  una marca es muy importante un estudio ( a profundidad) de este tipo de cosas, porque no podemos hacer planeación basados en suposiciones, como por ejemplo "todos los adolescentes consumen música pop" o "a todos los jóvenes les gusta salir por la noche".

Y fin, esas son mis pequeñas obsesiones.